Cabello Cultura

El cabello como aspecto cultural (parte 1)

Desde el principio de los tiempos el cabello ha sido un adorno importante para los humanos, así como muestra de estatus social o político en casi toda cultura. Desde la prehistoria hombres y mujeres decoraban sus cabellos con huesos y conchas, más tarde los griegos los coloreaban y decoraban con copos de oro, y durante el siglo XVII en Europa, el pelo blanco, rizado y largo era deseable.

Tenemos una conexión emocional con nuestro cabello, como es evidente por la cantidad de tiempo que dedicamos a cuidarlo, a enfatizarlo, a preocuparnos si hay caída de cabello, a teñirlo, remojarlo y hasta acariciarlo o jalarlo por ansiedad.

Pero el significado de una cabeza llena de cabello es más que emocional. Los hombres que luchan contra la pérdida de cabello hoy están siguiendo los pasos de muchos otros hombres y mujeres en la historia, y no es sorprendente que casi todas las culturas de la Tierra, pasadas y presentes, atribuyan al menos algo de importancia social al cabello.

El cabello puede simbolizar fuerza, virilidad, riqueza y clase, entre otros. En muchos casos un rey podría perder su reino perdiendo su cabello, ¡o incluso volverse gris! Las siguientes historias se extienden a lo largo de la historia y muestran la importancia del cabello en los ojos de los gobernantes pasados ​​y de las civilizaciones perdidas.

Sansón y su cabello largo

La historia de Sansón es quizás la más famosa en la Biblia cuando se trata de cabello y sus poderes místicos secretos. Refleja creencias y folclor de gran importancia para una cultura. Debido a su largo cabello, parte de su creencia de consagración a su dios, Sansón fue capaz de defender los ataques de los filisteos, proteger la zona recién asentada, y ser un héroe durante un tiempo difícil al tratar con los filisteos molestos que no tomaron la invasión hebrea muy amablemente.

Sansón, sin embargo, tenía una debilidad: Dalila. Una noche, después de la intimidad, Sansón cayó en un profundo sueño, y los filisteos entraron en su cámara y le cortaron el pelo pues Dalila lo había traicionado y le reveló a sus enemigos el origen de su fuerza.

Aunque Sansón recuperó sus poderes por la intensa oración antes de sacrificarse para acabar con los enemigos que lo capturaron, la historia definitivamente advierte contra el corte de pelo de los hombres, y une la fuerza sobrehumana al cabello largo, además de reflejar parte esencial del vínculo entre cabello y el credo del nazareato, parte de la cultura hebrea.

El faraón egipcio y la cultura de la realeza

Egipto es una tierra caliente y lo fue muy caliente hace 4000 años, e incluso hace 5000 años. La mayoría de los egipcios usaban la cabeza rapada, una forma práctica de lidiar con el calor extremo del desierto. Los faraones, sin embargo, cuando usaban sus ropas ceremoniales y demostraban su poder y riqueza, usaban pelucas elaboradas de pelo humano real, sobre las que untaban aceite además de peinarlas con trenzas.

Asimismo el hijo del faraón tenía tradicionalmente un mechón de pelo sin cortar en el centro de su cabeza, que usaría en un bollo. A nadie más se le permitía usar su pelo de esta manera particular, pues era señal de estatus social y divino.

César

Julio César tal vez sea el romano más famoso de la historia y estaba aterrorizado de su pérdida de cabello. Se dice que estaba tan avergonzado por su inicio de calvicie (las famosas entradas) que introdujo la moda de una corona de laurel para ocultar su alta frente. César solía obligar a sus enemigos derrotados a afeitarse la cabeza.

Ambos hechos muestran, aun con su potencial componente mítico, que son historias que dan importancia al cabello y que influyen tanto que han sobrevivido por cientos de generaciones.

 
 
       

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

^